¿Cómo se hacen las “limpiezas dentales”?

¿Quiere hacerse una limpieza bucal pero le asusta? ¿Tiene curiosidad sobre el procedimiento que usamos los dentistas? Siéntese y relájese que se lo vamos a explicar detalladamente.

limpieza dentalLimpieza dental o limpieza de boca es un término habitual que usa la gente común, pero cuando entra en la consulta del dentista o en su higienista dental, se usan los términos “raspado y pulido” o “profilaxis oral” para el mismo proceso. No se preocupe, sólo van a limpiar sus dientes, nada más.

Vamos a ver el procedimiento: La limpieza dental puede ser realizada por un higienista dental o un dentista en el ambiente adecuadamente controlado y esterilizado de una consulta dental.

Al llegar a la consulta del dentista, lo primero será responder a un cuestionario sobre su historial de salud y dental.

Si no se observan problemas relacionados con el resultado del procedimiento, podrá realizarse la limpieza. Para ello, se le sentará en un sillón de dentista en posición semisupino o supino.

Hay dos métodos para hacer la limpieza bucal:

1.- Instrumentos manuales: La limpieza se realiza a mano con instrumentos de acero inoxidable con cabezas minúsculas para la limpieza de diferentes superficies y espacios interdentales.

2.- Limpieza dental ultrasónica: Es un método avanzado de limpieza bucal. El equipo tiene puntas intercambiables que vibran, lo que provoca el desprendimiento de los residuos de los dientes.

El objetivo de cualquiera de los dos métodos es el mismo: eliminación de la placa, el sarro y los restos de comida de la superficie de los dientes y de las zonas interdentales.

Instrumentos manuales: Si su dentista utiliza instrumentos manuales, su limpieza bucal llevará más tiempo. Adaptará los instrumentos a la superficie de los dientes y los golpeará para eliminar la placa o el sarro, repetirá el proceso en la superficie de todos los dientes e incluso entre ellos. Además, podrá irrigar las zonas con enjuague bucal de clorohexidina. El proceso es habitualmente indoloro si se hace adecuadamente.

Una vez que el raspado se completa, se usa una pasta profiláctica para limpiar y pulir la superficie de los dientes. La herramienta de pulido rotará y pulirá la superficie dental.

Instrumentos ultrasónicos: Si su dentista usa la limpieza mediante ultrasonidos el proceso será más rápido. El “raspador” ultrasónico es un tipo de instrumento que produce una vibración a una determinada frecuencia; la vibración se transmite a la cabeza del instrumento, que cuando toma contacto con la superficie del diente elimina cualquier tipo de sarro o placa.

Este instrumento es mucho más sencillo y más rápido de utilizar. Si se hace correctamente, no producirá dolor, ni efectos secundarios ni daño alguno.

El pulido se hace después de la limpieza, de la misma forma que se ha comentado con anterioridad.

Si usted tiene demasiados restos y sus condiciones de higiene bucal no son muy buenas, pueden ser necesarias varias visitas al dentista para la limpieza bucal.

Conclusión:

No tema a las limpiezas bucales, no son dolorosas si usted no tiene infecciones periodontales. Se trata de un procedimiento rutinario y sencillo. Algunos dentistas pueden sugerirle una limpieza periódica cada seis meses, pero realmente depende del estado de su higiene bucal. Si su higiene bucal es excelente, debería ir al dentista al menos una vez al año para hacerse una limpieza bucal.






Top
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien