Los dientes de leche deben caerse solos

Por lo general, los dientes de leche deben caerse solos. Esto se debe a que los dientes permanentes reabsorben la raíz del diente temporal hasta dejar únicamente la  corona (la parte visible de la pieza) que deberá caerse sola al menor estímulo. Cuando un diente de leche está muy flojo, a tal punto de dificultar la comida o el habla, es entonces cuando podemos tirar del mismo, pero solo con la mano. Y es el mismo niño quien debe de tirar de éste, o empujarlo con la lengua.

A los seis años, comienza regularmente la caída de las piezas temporales. Primero caen las centrales inferiores; después, las superiores, y así hasta mudar todas, lo cual suele prolongarse hasta los doce años. En algunas ocasiones la caída es prematura: desde los cuatro años; o viceversa, a los ocho.

Las técnicas que usaban nuestros ancestros para sacar estos dientes solían ser el típico hilo amarrado a la puerta o una piedra, que se convertía en todo un ritual cada vez que había un diente flojo.Estas técnicas no son recomendables: el diente puede no estar listo para ser retirado y tener firmeza suficiente en la raíz, lo que podría causar una lesión y sangrado abundante, e infectar la herida. A esto, se suma la traumática experiencia por tal ceremonia.

mascota ilovesmile

Sr. Charlie

Los dientes de leche se caen por sí solos. En el caso remoto de que no, debe intervenir el odontólogo para valorar si es necesario retirarlo. Un diente de leche que no ha sido mudado en presencia del permanente, suele contener su raíz completa, y el solo intento de arrancarlo es comparable con una mutilación.

El dolor y el premio

La pérdida de un diente supone un dolor inevitable para el niño. Es aquí donde aparece el Charlie, que intercambiará un pequeño regalo para calmar el dolor, y hacer que el niño relacione la experiencia con algo bueno.

Solicitar 1ª visita GRATIS






Top
WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien